Saltar al contenido
CurioSfera Recetas

Historia del pan

Origen del pan

El pan es un alimento que nos acompaña cada día. Se le considera un alimento básico y de primera necesidad. En todo el mundo existen infinidad de tipos de panes diferentes. Además, está unido a la humanidad desde hace miles de años. En CurioSfera-Historia.com, te explicamos la historia del pan y cuál es su origen.

No te pierdas la historia del trigo

Origen del pan

El pan es de esos inventos tan antiguos que ignoramos exactamente el momento en que apareció, pero el caso es que no resulta muy difícil hacerse una idea.

Cuando los humanos se convirtieron en sedentarios y la agricultura comenzó a funcionar, enseguida debían notar que los cereales cuestan de digerir. Aquellos granos tenían mucho alimento, pero su estómago no podía con ellos.

Ahora bien, si los desmenuzaban y la harina que salía la mezclaban con agua, aquellas gachas ya se podían comer con más eficacia.

Y el paso final sería, muy probablemente, unos restos de aquellas gachas dejadas sobre una piedra al calor del sol. Al secarse, la pasta resultante se podía comer, tenía buen gusto y se podía guardar y llevar todo con más facilidad.

Este tipo de pan, que tiene forma plana y no está nada hinchado, aún se puede ver en algunos lugares de África.

El primer paso ya estaba hecho y a partir de ahí la cosa ya se fue sofisticando. Inicialmente se usaban muchos tipos de harina. De trigo, cebada, avena, centeno, patata, arroz e incluso de bellotas.

Y también pronto se vio que dejar secar la pasta era fácil, pero resultaba mejor ponerla al fuego para cocerla. Darse cuenta de esto era el primer paso para acabar fabricando pan.

Cuándo y dónde nació el pan

Sabemos que hace seis mil años ya se hacía pan en Mesopotamia, Seguramente a través de las rutas comerciales llegó a Egipto, donde las condiciones para hacer eran ideales.

Egipto era un gran productor de trigo, por lo que la materia prima la tenían en abundancia. Los antiguos egipcios comenzaron a hacer muchos tipos diferentes de pan, con leche, miel, frutas y otros añadidos.

Muy probablemente fueron ellos quienes descubrieron la manera de fermentar y así fabricar el pan blando que ahora ya es habitual.

De nuevo, sospechamos que fue porque alguna pasta de pan se contaminó con levadura y el resultado fue un pan que se hinchaba y se convertía blando y más sabroso. La levadura es un hongo que consume los azúcares de la pasta y genera C02. Este gas hace unas burbujas que lo hinchan y le dan la textura característica.

Egipto tiene muchos números para ser la cuna de este pan, ya que la fermentación no se pudo hacer hasta que se extendió el consumo de trigo o centeno. Con otros cereales la cosa no funciona bastante bien, ya que tienen poco gluten para hacer la fermentación.

Pero fue con el imperio romano que el consumo de pan se extendió y popularizó por toda Europa. Las legiones romanas llevaron la cultura latina por todo el continente, y con la cultura iba incluido el consumo de pan.

En realidad los legionarios llevaban el trigo, que se mantiene mejor, y cuando acampaban lo molían e improvisaban unos hornos para hacerse el pan ellos mismos.

Esto permitió a la población del viejo continente disfrutar de un alimento muy completo, algo que contribuyó al crecimiento, pero que fue un problema cuando el imperio romano cayó.

Evolución del pan

Con la caída del Imperio romano y el consecuente colapso de las comunicaciones y la interrupción del comercio, se produjo una carencia de cereales y, en consecuencia, de pan.

A pesar de que cada territorio generaba sus propios cereales, ya no había mucho trigo. Por ello, el pan medieval estaba hecho con cebada y sin levadura.

Pero los años de oscuridad fueron pasando. Poco a poco se recuperaron los antiguos conocimientos. Se fueron mejorando las técnicas y el pan se expandió a todo el planeta.

Comenzaron a surgir innumerables recetas de pan por todos lados, cada una adaptada al territorio. Siendo los franceses quienes más han trabajado esta técnica.

Ahora, en una muestra de la tontería de los humanos modernos, nos miramos el pan mal y lo acusamos de ser un alimento que engorda. Una acusación injusta para un alimento que nos ha acompañado casi desde los inicios de nuestra historia.

Para finalizar, no te pierdas cómo conservar el pan fresco

¿Quieres saber más sobre la conservación de alimentos?

Desde CurioSfera-Recetas.com, esperamos que esta información te haya sido de utilidad.

Puedes acceder a otros artículos similares a Historia del pan, visitando la categoría alimentos.

Si te ha gustado, no dudes en compartirlo en las redes sociales. También puedes seguirnos en Facebook. 😊

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *